Lic. Enrique Del Val Blanco

Palabras para la XLV Sesión Ordinaria de la Asamblea General de la ANUIES

Universidad Anáhuac, 20 de junio de 2014.

 

El Secretario de Educación Pública, el Licenciado Emilio Chuayffet Chemor, me ha pedido que les transmita sus saludos y buenos deseos, pero en especial su convencimiento pleno de que esta cuadragésimo quinta Sesión Ordinaria de la Asamblea General de la ANUIES tendrá resultados fructíferos para la Educación Superior en México.

La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior ha sido, desde su fundación, un aliado de primer orden del Gobierno de la República.

Gracias a la participación de sus integrantes y a la hábil dirección de su Secretario General Ejecutivo, el Dr. Enrique Fernández Fassnacht, fue posible aumentar en la Cámara de Diputados el presupuesto asignado a este nivel educativo, entre 2013 y 2014 en casi 10%; tal hecho reflejó sus solicitudes y hoy se cuenta con un presupuesto histórico de 117 mil millones de pesos para la Educación Superior.

Es por la ANUIES y las instituciones que la conforman, y a sesiones como ésta, que hoy podemos plantearnos algo en lo que el Secretario Chuayffet ha insistido recurrentemente: el uso responsable del presupuesto educativo, con miras a la formación de profesionistas, dotados de conocimientos y competencias, que no sólo los conviertan en ciudadanos comprometidos con los más altos valores cívicos, sino que, les permitan incorporarse con eficiencia en el mundo laboral, sea en el ámbito social, público o privado.

El Secretario de Educación Pública en diversas ocasiones ha manifestado su convicción de que el apoyo económico no es todo lo que se requiere para que la educación rinda frutos. Por supuesto que tiene un papel central en la conformación de la política educativa, pero esto de poco serviría sin un compromiso real para ofrecer a los niños y jóvenes crecientes y mejores oportunidades educativas.

El Gobierno del Presidente Peña Nieto, desde el inicio de su gestión, está empeñado en mejorar la calidad de la educación en todos sus niveles, garantizando la laicidad de la misma para contribuir a la convivencia humana, al respeto de la diversidad cultural y a la dignidad de la persona.

La Educación Superior es hoy, y lo ha sido siempre, punto nodal para el desarrollo del país. En ella se cumple toda política educativa, social y cultural que se emprende. Es punto de llegada y de partida al mismo tiempo, porque es una meta a la que cada vez más mexicanos aspiran y concretan, cuyo origen está cimentado en un proceso formativo de varios años, pero también es el inicio de una vida profesional, donde se tiene un abanico de opciones para estudiar y posteriormente ejercer un empleo que abra nuevas y mejores perspectivas de bienestar individual y colectivo.

Es a través de la colaboración entre el Gobierno y las instituciones educativas públicas y privadas, como se logrará una de las metas fundamentales de la presente administración en materia de Educación Superior: el aumento en la cobertura educativa al 40% para 2018.

Esto no es, de ninguna manera, imposible: hoy tenemos a casi de 3 millones 600 mil alumnos estudiando una carrera en el nivel superior, lo que representa una tasa bruta de cobertura total (escolarizada y no escolarizada) del 33.1%.

En 2012, el porcentaje de jóvenes mexicanos entre 18 y 22 años que se encontraban estudiando una licenciatura era de 32.1%; para el ciclo 2014-2015 se espera llegar al 34.5%.

Al final de la actual Administración habrá más de un millón de estudiantes adicionales.

En este enorme reto, la ANUIES, a través de sus instituciones públicas y privadas, tiene un papel esencial mediante su contribución para la formulación de programas, planes y propuestas, así como en la creación de mecanismos de participación y espacios de deliberación que contribuyan a cumplir las metas de cobertura con calidad e inclusión.

Es propósito del Secretario Chuayffet el que la ANUIES se involucre más en las decisiones que se deben tomar para el futuro de la educación superior y así nos ha instruido a los subsecretarios.

Los primeros pasos ya han sido dados. Los objetivos son perfectamente asequibles, pero sólo si obramos con responsabilidad, conciliando en todo momento los intereses de estudiantes, profesores, autoridades educativas, personal académico, gobierno y sociedad, entendiendo las necesidades y requerimientos de la sociedad mexicana.

A nombre de la Secretaría de Educación Pública y de su titular, el Licenciado Emilio Chuayffet, agradezco mucho su atención y les deseo mucho éxito en los resultados de esta Sesión Ordinaria, con la plena conciencia de que trabajando juntos gobierno y ANUIES seremos capaces de seguir cumpliendo los retos que la realidad actual plantea y exige a las instituciones educativas de nivel superior